Público
Público

Madrid, la comunidad con más incidencia y que tiene menos restricciones para contener la pandemia

Ayuso retrasa el toque de queda y el cierre de la hostelería hasta las 23.00 horas pese a que tiene los datos más graves y desconoce el origen de la mayoría de los brotes. Es la única comunidad que adopta medidas tan laxas y desoye así la petición de Sanidad de mantener las restricciones.

Varias personas en una terraza de una cafetería en Madrid.
Varias personas en una terraza de una cafetería en Madrid. Efe / Archivo

La Comunidad de Madrid es la región con más incidencia de toda España y, a la vez, en la que tiene menos restricciones para contener la pandemia. El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha decidido retrasar el toque de queda y el cierre de la hostelería a las 23.00 horas pese a que en todos los datos que miden la evolución de la pandemia sitúan a la comunidad muy por encima de la media estatal. Este jueves es el primer día en el que se relajan las restricciones desoyendo así a Sanidad y al resto de comunidades que pidieron en el Consejo Interterritorial que se mantengan restricciones y se eviten desescaladas "abruptas".

Esto no es del todo nuevo. Madrid ha sido durante la tercera ola la única comunidad en riesgo extremo y que no ha tenido restricciones realmente severas. No ha cerrado la hostelería en ningún momento pese a que sí lo han hecho comunidades que estaban en mejor situación epidemiológica. Ahora vuelven a reflejarse estas diferencias porque las desescaladas del resto de comunidades son mucho más lentas que las planteadas por Ayuso.

Los datos del Ministerio de Sanidad muestran la gravedad de la situación epidemiológica de la Comunidad de Madrid: tiene una incidencia de 489 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días frente a la media estatal de 349, un 20% de ocupación de camas hospitalarias frente a la media de 14%, un 48% de ocupación de camas de UCI frente a la media de 36% y una positividad de 9,50% frente a la media de 8,16%.

En concreto sobre las medidas tomadas, Madrid es la que tiene mayor flexibilidad sobre los sitios principales en los que se originan los brotes. Pese a que el Gobierno de Ayuso ha repetido en muchas ocasiones que el mayor número de brotes se origina en los domicilios, el último informe epidemiológico de la Consejería de Sanidad no muestra esto. El mayor número de brotes se ha dado en el entorno social: 265 de los 1.340 contabilizados.

En el entorno social se recogen los brotes originados en la hostelería, hoteles, comercios o actividades deportivas así como en eventos más grandes como bodas o bautizos. No se diferencia entre todos estos encuentros. Pero no hay grandes restricciones sobre ninguno de ellos. Nunca se cerraron los comercios y ahora pueden abrir hasta las 23.00 horas. Sobre las bodas, Madrid nunca siguió la recomendación del Ministerio de Sanidad de limitar estos eventos a diez personas cuando se está en riesgo extremo por la covid-19.

El siguiente ámbito en el que hay más brotes es el laboral: 249. Sobre este ámbito el Gobierno de Ayuso tampoco ha tomado ninguna medida para incentivar el teletrabajo en una ciudad que, además, muchas personas tienen que utilizar transporte público en las mismas franjas horarias para llegar a su puesto de trabajo. Aunque, como ha avanzado El País, estos datos son muy limitados porque muestra algo aún más grave: solo se han realizado sobre el 2,8% de contagios. Es decir, Madrid desconoce el origen de la mayoría de los brotes.

Sanidad y las comunidades piden mantener las medidas

Además, Ayuso ha tomado la decisión de relajar las medidas sin contar con el visto bueno ni del resto de las comunidades autónomas ni de Sanidad ni de varios epidemiólogos consultados por Público.

Sanidad pide precaución y recuerda que el objetivo es llegar a una incidencia de 50 casos por cada 100.00 habitantes

Por un lado, el Ministerio de Sanidad ya pidió la semana pasada a las comunidades autónomas que no se lancen a las desescaladas por los datos aún tan altos de incidencia y presión hospitalaria. La ministra Carolina Darias lo transmitió a los consejeros de Sanidad en el pasado Consejo Interterritorial. La mayoría de comunidades estuvieron de acuerdo y apoyaron que no era momento de relajar restricciones. Esta miércoles se ha repetido esta petición, sobre todo, por la incertidumbre que hay ante las nuevas variantes y porque el objetivo es bajar a una incidencia por debajo de los 50 casos. "Estamos en el camino adecuado porque estamos descendiendo la curva de la incidencia acumulada, pero aún nos queda mucho camino para llegar al umbral de 50 casos por cada 100.000 habitantes", ha indicado Darias este miércoles en rueda de prensa.

La ministra también ha desvelado que la mayoría de los consejeros de Sanidad han hecho una llamada a la "prudencia" a las regiones que no mantienen las restricciones. Ha señalado que el riesgo es grande para las comunidades como Madrid que tienen una incidencia en torno a los 500 casos aunque ha evitado señalar directamente a ninguna comunidad. "Hago una llamada a las comunidades que no mantienen las medidas para que las mantengan. Tenemos que aprender de lo que ha pasado en las otras olas. Cuando relajamos medidas nos metemos en otras olas. Hay que hacer lo que hacen la mayoría de comunidades: mantener las restricciones", ha insistido.

Los epidemiólogos llevan semanas alertando del peligro de ir demasiado rápido en la desescalada. "El riesgo es aún muy alto y da la falsa sensación de que cuando se bajan los contagios ya pasamos la ola. No es el momento de relajar", explicó a Público la doctora en Epidemiología y Salud Pública e investigadora en la Universidad de Alcalá (UAH), Julia Díez. Algo que comparte, Ildefonso Hernández, portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública (SESPAS), al señalar que hay que llegar a una incidencia que esté por debajo de 50 para considerar que se supera una ola y tener capacidad para rastrear los casos y poder controlar la pandemia así.

El foco vuelve a ponerse así otra vez en la Comunidad de Madrid ya que el Gobierno de Ayuso ha continuado desmarcándose de la estrategia del resto de comunidades. Varios gobiernos autonómicos han iniciado sus desescaladas, pero de una forma mucho más lenta y con una incidencia mucho más baja.

Más noticias de Política y Sociedad