Público
Público

Políticas de Igualdad Tijeretazo de la Comunidad de Madrid en las políticas de Igualdad: gasta casi la mitad que hace una década

A pesar de las necesidades acuciantes que tienen las mujeres, especialmente las víctimas de violencia de género, ya en 2018  dejaron sin ejecutar 1.768.444 euros de los 10,2 millones del presupuesto de los Fondos del Pacto de Estado. 

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Víctor Lerena / EFE

De nefasta a la par que de calculada actuación. Ese es el resumen que hacen varias voces feministas sobre las políticas de Igualdad de la presidenta de la Comunidad de Madrid y sus socios de gobierno. Y es que, las expertas denuncian que, aun habiendo dinero para salvaguardar y proteger los derechos de los miles de ciudadanas madrileñas, el presupuesto de los Fondos del Pacto de Estado queda sin gastar.

Una actuación que tal y como destaca Lidia Fdez. Montes, representante de la Plataforma 7N/Fórum de Política Feminista, se traduce en ineficacia pública. "Tiene que ver con una mala gestión, porque si tienes un problema público, te llegan recursos económicos para que intentes resolverlo y tú no lo haces, eres una pésima gestora".

Gestión peyorativa que va en detrimento de quienes más protección necesitan. "La Comunidad de Madrid abandona a mujeres, jóvenes y menores de edad que sufren las distintas violencias, hace campañas de trámite absolutamente mal enfocadas, tiene recursos saturados, asfixiadas a organizaciones con atención directa y mientras las violencias se siguen dando, recordemos que el asesinato es solo la punta del iceberg que hay muchos miles de denuncias más lo que no se denuncia, que es la inmensa mayoría".

La ideología de la desigualdad

Y es que tal y como explica Lorena Morales, diputada por el PSOE en la Asamblea de Madrid, "la Comunidad de Madrid invertía hace diez años cerca del doble en políticas de igualdad y contra la violencia de género. A este recorte del presupuesto se añade que dejan sin gastar un 30% del mismo. Muy alejado del resto de áreas de la Consejería de Políticas Sociales en las que la media de ejecución es superior al 90%. Así que lo que subyace si es ideología, una ideología que se refleja en una falta de compromiso total por la igualdad entre mujeres y hombres. Y si las mujeres, más de la mitad de la ciudadanía, seguimos atrás, no habrá justicia ni democracia en nuestra región".

Un parecer que también comparte la Plataforma 7N/Fórum de Política Feminista. "Por un lado, se trata de machismo del rancio que busca mantener los privilegios masculinos sin que le importe la vida de las mujeres, y por otro, se nutre del analfabetismo político de quienes desconocen que el feminismo lo que quiere es la igualdad de mujeres y hombres, nada más y nada menos. No disponer de dicho presupuesto estatal redunda en todas las mujeres ya que nos hace trabajar con más ahínco en la denuncia y en la incidencia política, a lo que dedicamos buena parte de nuestro trabajo. La peor pandemia que tenemos es la de la violencia machista, es decir, las mujeres ya vivían una pandemia cuando llegó la pandemia de la covid, pero en una situación tan grave como esta, quien no aporte que se aparte", destaca Lidia Fdez. Montes.

Un panorama que Morales Porro califica de vergonzoso. "No recortan porque los Fondos se los transfiere directamente el Gobierno de España. Lo que hacen es que dejan sin gastar una parte muy importante. En el 2018 recibieron 10,2 millones y han dejado sin ejecutar 1.768.444 euros. Ese dinero lo han dejado perder, a pesar de las muchas necesidades acuciantes que tienen las mujeres, especialmente las víctimas de violencia de género en Madrid. De lo correspondiente a 2019, a estas alturas que estamos, solo han invertido un 28%. Una vergüenza".

Algo que el presidente de la Asamblea de Madrid no comparte. "Estamos en pleno proceso de coordinación con otras consejerías. En el caso de la justificación de las actuaciones correspondientes al año 2019 se prorroga hasta marzo de 2021. A día de hoy, desde la Dirección General de Igualdad se está trabajando en nuevos proyectos y se prevé imputar al Pacto de Estado contra la Violencia de Género actuaciones por un importe de 3.067.216, 36 euros en asistencia y ayuda de protección a las víctimas, formación para mejorar la asistencia, centros de apoyo y encuentro familiar, talleres de salud de protección de las mujeres y otros".

Una cantidad que para la socialista es irrisoria. "Las mujeres están sufriendo un aumento la de la precariedad y la brecha laboral, así como de su carga de cuidados. Ya antes de la pandemia en nuestra región más de 100.000 mujeres menores de 35 años habían abandonado el mercado de trabajo por la falta de políticas para favorecer el acceso a un empleo y la corresponsabilidad. Y ahora el panorama es dramático. Sin embargo, en el plan para la reactivación de Ayuso no había ni una medida para apoyar a las mujeres. Veo con envidia como otras Comunidades destinaron dentro del Pacto de Estado cinco millones a un plan de choque por el empleo femenino. Aquí se han gastado lo mismo en comprar espacios en prensa para una campaña del año 2016. Y sin autonomía económica difícilmente hay libertad para nosotras".

El precio de no invertir

Y no gastar en estos tiempos es sinónimo de ahondar y apuntalar la violencia machista. "Esto siempre es grave, pero en estos momentos en los que la violencia y la desigualdad de género está aumentando, indigna mucho. Por ejemplo, los 1.768.444 euros que dejaron sin gastar para 2018 debido a su incompetencia se han perdido. Y esa pérdida no afecta a Ayuso y Aguado, sino a las madrileñas. Y, en el caso de los siete millones que quedan correspondientes a 2019, gracias a la suspensión de las reglas de gasto debido a la pandemia no se le descontará a Madrid de lo que le corresponde en 2020. Pero tienen ya muy poco tiempo para gastarlo. Y no será porque no haya en qué. Por ejemplo, somos la única región sin unidades de valoración forense, un recurso fundamental para que los jueces puedan valorar el peligro que corre una víctima de violencia de género. Luego no es de extrañar que se denieguen casi el 50% de órdenes de alejamiento".

Y es que la política socialista resalta como esta falta de inversión ha redundado en que se disparen los delitos sexuales en Madrid. "Casi un 20% más que en 2019. Hace años estamos asistiendo a un aumento alarmante. Frente a esto, llevamos años reclamando prevención y un plan de atención. Poner una denuncia en esta región es un periplo terrible para la víctima de agresión sexual. Años llevamos reclamando un protocolo que permita que sean atendidas en el hospital –y que sean varios, no como ahora que solo está La Paz– antes de poner la denuncia. Lo anunciaron por enésima vez en diciembre, pero ni nos dan copia del mismo ni sabemos en qué momento se encuentra. La única manera de romper este ascenso es la educación afectivo sexual en igualdad. Pero en los últimos años solos ha habido un taller que duró tres meses y solo alcanzó a un 4% de los centros de esta región".

Por su parte Rocío Mora, directora de APRAMP, destaca que, aunque como entidad a la que representa "por supuesto me preocupan los Fondos del Pacto de Estado para combatir la trata y la prostitución también es importante tener una visión más a largo plazo. No se trata solo de tener los recursos económicos sino de contar con una estrategia estudiada para seguir abordando esta violencia extrema. En el caso de la Comunidad de Madrid finaliza en 2021".

Además, reconoce que en la Comunidad de Madrid está pasando lo que en otras. "Ninguna está tomando en serio la medida de la ministra de Igualdad de cerrar los prostíbulos. Si no hay un compromiso en este sentido el objetivo se difumina. Esto que se agrava aún más con la pandemia, hace que haya un único ganador: el victimario que ante su demanda reinventa el mercado de la explotación trasladando a las víctimas de los burdeles, a los pisos o a la webcam".

Sea como sea lo que las feministas declaran es que esta falta de compromiso y desidia de Ayuso y Aguado, la paga la mujer. "A pesar de ser la región más rica y la capital, las mujeres se encuentran desamparadas porque el Gobierno Regional se dedica a recortar en las políticas que pueden mejorar sus vidas. Ni en medio de una crisis social y económica, que nos está golpeando muy duro a las mujeres (los datos de paro femenino en Madrid son muy malos) han sido capaces de invertir los Fondos que les ha entregado el Gobierno de España", finaliza Morales Porro.

Más noticias de Política y Sociedad