Público
Público
Únete a nosotros

Deporte femenino Todo lo que ha avanzado el deporte femenino... y lo que aún le queda

2019 está siendo un año de récords de asistencia en las competiciones de fútbol, baloncesto o hockey. Las mujeres han hecho historia al llenar estadios, pero todavía hay que recorrer un largo camino hasta erradicar por completo el sexismo.

Publicidad
Media: 4.75
Votos: 4

Las jugadoras del Barcelona festejan el gol de la inglesa Tonni Duggan (c) contra el Atlético de Madrid, durante el partido de la Liga Iberdrola disputado en el estadio Wanda Metropolitano en Madrid.- EFE/Kiko Huesca

El periódico deportivo francés L' Auto informaba con asombro en 1931 que por primera vez "unas jovencitas" habían jugado al fútbol. "¿Por qué esas señoritas, a la hora de golpear el balón, se dan esos aires varoniles a la vez que recuerdan a unos jóvenes granujas subidos a una cerca?", se preguntaba el autor del artículo.

Ahora las chicas llenan estadios. Lo vimos en marzo, cuando el encuentro entre el Atlético de Madrid y el Barça en la 24ª jornada de la Liga Iberdrola provocó un nuevo récord de asistencia en el fútbol femenino: 60.739 personas acudieron al Wanda Metropolitano. Superaron así la anterior plusmarca que era de 48.121 aficionados en el partido entre Athletic Club y el Atlético de Madrid en los cuartos de final de la Copa de la Reina, en San Mamés.

Pero no solo el fútbol femenino hace historia, también ha sido un buen año para el baloncesto. Fue en un partido de la Liga Femenina 2: Movistar Estudiantes y CD Magec Tias congregaron a 13.472 espectadores en el WiZink Center de Madrid. Con motivo del Día de la Mujer, por primera vez un equipo femenino jugaba en el Palacio de los Deportes. Aunque no debería ser únicamente cuestión de un día.

Las cifras históricas de asistencia en el deporte femenino han sido noticia a lo largo del 2019. A estos datos hay que sumarle los 20.615 asistentes que se reunieron en el RCDE Stadium para ver un Espanyol-Atlético de Madrid en abril durante la Semana Santa o las casi las 9.000 personas que fueron testigos de como la selección española de rugby, 'Las leonas', se proclamaban en marzo, una vez más, vencedoras del Campeonato de Europa absoluto. Sumaron así su séptimo título continental, el cuarto de manera consecutiva, y una nueva plusmarca de asistencia a un partido de rugby femenino. 

La RFEF impulsará un nuevo modelo de competición para relanzar el fútbol femenino y profesionalizar a las jugadoras de élite

España puede presumir de sus deportistas. Si hablamos de fútbol —no por ser el deporte rey, sino porque tradicionalmente ha estado más vinculado a los hombres— la liga femenina está creciendo en popularidad. Cada fin de semana se televisan entre dos y cuatro partidos de primera división de la Liga Iberdrola y, además, de cara al año que viene, la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) ha anunciado que impulsará un nuevo modelo de competición para relanzar el fútbol femenino. Entre sus objetivos, buscan profesionalizar a las jugadoras de élite y apoyar a los clubes para que apuesten por las futbolistas. 

Es importante visibilizar el deporte femenino ya no solo mediante la programación televisiva, también despertando la conciencia de la sociedad a través de declaraciones como las que ha protagonizado recientemente Pep Guardiola. En una rueda de prensa celebrada el pasado 19 de mayo, el entrenador del equipo inglés de fútbol masculino Manchester City fue preguntado por cómo se sentía ante la posibilidad de que su equipo se convirtiera en el primero en la historia en ganar todos los títulos de Inglaterra. Su respuesta se hizo viral: "La primera vez en el fútbol masculino. Las mujeres ya lo han hecho".

Un Mundial que da de qué hablar

Hace unas semanas, Nuria Cebrián, una niña de ocho años aficionada al Levante UD, envió una carta de su puño y letra a la editorial Panini para reivindicar un álbum de cromos de fútbol femenino de la Liga Iberdrola. Aunque, de momento, Nuria no podrá coleccionar las imágenes de las jugadoras de la primera división española, sí podrá recopilar, por primera vez, las estampas de las futbolistas que disputarán el Campeonato del Mundo de fútbol femenino que se celebra en Francia del 7 de junio al 7 de julio. La editorial ha confirmado que realizará un álbum de este certamen que contará con casi 500 cromos.

Portada del álbum de cromos del Mundial femenino de fútbol./ PANINI

Muchos son los titulares que han surgido en las semanas previas a este Mundial, aunque no vinculados a la competición deportiva, sino a denuncias de casos de sexismo y a la lucha contra esta lacra. Noticias como la colección de cromos o el hecho de que Adidas anunciara que pagará lo mismo a mujeres que a hombres por ganar el campeonato contribuyen al avance del deporte femenino y su visibilidad. En cambio, lamentablemente, el foco informativo también ha estado puesto en casos como que el de la ganadora del Balón de Oro, Ada Hegerberg, que no jugará el campeonato para denunciar la desigualdad que azota el fútbol femenino. La deportista noruega de 23 años ha manifestado en varias ocasiones la disparidad que existe en su país entre el fútbol femenino y el masculino y hace dos años que, por decisión propia, abandonó la selección. "Sé lo que quiero y conozco mis valores, por lo tanto es fácil tomar decisiones difíciles cuando tú sabes cuáles son las ambiciones y cuáles son los valores que defiendes (…) Se trata de ser sincera contigo, ser tu misma", dijo Hegerberg.

"Por nuestro primer título nos regalaron un juego de té"

También las chicas de la selección alemana han denunciado la discriminación que han sufrido  por el hecho de ser mujeres. "¿Sabes mi nombre? ¿ Y el mío? Jugamos para un país que no sabe nuestros nombres. Sabéis que hemos ganado tres veces la Eurocopa, ¿no? ¡Error! Lo hemos hecho ocho veces. Por nuestro primer título nos regalaron un juego de té". Estas son las palabras con las que comienza el vídeo reivindicativo que ha realizado el equipo en colaboración con un banco teutón. A pesar de todos los títulos que han conquistado desde 1989, entre ellos, dos veces campeonas del mundo, todavía tienen que romper con tabús y estereotipos. "Las mujeres están para tener hijos, ellas deben estar en la lavandería, es como ver a amaters, pero a cámara lenta", son algunas de las afirmaciones a las que todavía tienen que enfrentarse. Pero ellas responden: "No tenemos pelotas, pero sabemos cómo usarlas", aseguran desafiantes. 

Sexismo, asignatura pendiente

Un vibrador y un kit de depilación fue el premio que recibieron hace dos semanas las cuatro ganadoras del Campeonato de Squash de Asturias. "El colmo del sexismo". Así lo calificaba la vocal de  la Federación de Squash del Principado Maribel Toyos, según recoge El Comercio. "Lo que hace la Federación es solicitar los trofeos al Principado, mientras que los obsequios corresponden al club organizador. Nosotros no sabíamos nada", justificó. 

Otro de los casos más recientes lo ha protagonizado la deportista española de halterofilia, Lydia Valentín. La semana pasada fue nombrada mejor halterófila del mundo por segundo año consecutivo y la atleta mostró su agradecimiento a través de las redes sociales. Sin embargo, también denunció la connotación sexista de este galardón. "Estoy muy feliz por el premio que me entregaron ayer, pero a la vez entristecida, porque al premio masculino obtuvo un reconocimiento económico, que yo no tuve. En fin... algo no va bien", señaló. 

No es frecuente ver a hombres que abandonan sus carreras deportivas por problemas de conciliación. En cambio, la portera del Bera Bera y jugadora del equipo nacional de balonmano, Maite Zugarrondo, anunció la semana pasada su retirada a nivel profesional, a sus 30 años, por la dificultad de compaginar su vida de madre soltera con el deporte de élite. "Dejo el deporte de alta competición. Tengo a mis dos sobrinitas pequeñas y se me hace difícil conciliar mi vida de madre soltera con el balonmano de alto nivel. Voy a buscar un futuro y una estabilidad para ellas", afirmó 

Las marcas deportivas, aparentemente, cada vez se vuelcan más con el apoyo a las atletas. En concreto, Nike fue elogiada en febrero por su anuncio en el que muestra a deportistas de diferentes edades y se menciona la maternidad. Aunque esto, al parecer, solo forma parte de la publicidad. La atleta estadounidense Alysia Montano denunció a través de una columna de opinión publicada en The New York Times que Nike le había congelado el sueldo por quedarse embarazada. 

"‘Atrévete a soñar con locura’, pero yo digo: ‘¿Qué tal si dejan de tratar nuestros embarazos como si fueron lesiones?"

"La industria de los deportes permite a los hombres tener una carrera plena. Pero si una mujer atleta decide tener un bebé, esa industria la margina incluso cuando está en su mejor etapa", asegura. "Empresas como Nike nos dicen: ‘Atrévete a soñar con locura’, pero yo digo: ‘¿Qué tal si dejan de tratar nuestros embarazos como si fueron lesiones?", se pregunta la atleta de 33 años. 

Los sueldos del atletismo vienen casi en su totalidad de acuerdos de patrocinio firmados con marcas de ropa y artículos de deporte. Para la mayoría de atletas, el deporte es la única manera que tienen de ganarse la vida. Las mejores pueden contar con el dinero que les proporcionan grandes marcas y estas empresas suelen respetar el descanso físico que necesitan las atletas cuando sufren lesiones, pero casi nunca es tiempo suficiente para tener un hijo. El caso de Montano no es el único. Otras atletas como Phoebe WrightKara Goucher o Jo Pavey han alzado la voz para denunciar esta misma situación. "Quedar embarazada es el beso de la muerte para una atleta", aseguró Wright. 

Alysia Montano corre embarazada en la primera ronda de los 800 metros de carrera de mujeres durante el día 2 del Campeonato al aire libre el 26 de junio de 2014 en Sacramento, California. Ezra Shaw / AFP

El éxito de las españolas

El deporte femenino español es sinónimo de éxito. La lista es larga. La golfista Carlota Ciganda compite esta semana en el US Women’s Open en Estados Unidos, la golfista española, décima en el ranking mundial, es  una de las candidatas al triunfo. La tenista Garbiñe Muguruza —tenista número 1 en el ránking WTA entre el 11 de septiembre al 9 de octubre de 2017— busca ahora en París volver a conquistar el Roland Garros que ya ganó en 2016. Mireia Belmonte, medallista olímpica y mundial, lidera la lista de convocados del equipo nacional absoluto de natación para el Gran Premio Ciutat de Barcelona, que se disputará los días 15 y 16 de junio. Y si hablamos de natación no hay que olvidar a Teresa Perales, que tiene 26 medallas paralímpicas. 

Mireia Belmonte, Garbiñe Muguruza, Carolina Marín, Lydia Valentín, Gisela Pulido... el deporte femenino español es de oro

Seguimos. La ya mencionada Lydia Valentín acaba de recibir el premio a la mejor halterófila del mundo por segundo año consecutivo. Además, en 2018 consiguió el oro tanto en el mundial como en el europeo. Carolina Marín, que aunque ahora se recupera de una lesión, es tricampeona del mundo en bádmiton y el año pasado conquistó su quinta corona en Europa y, unos meses después, en China, se hizo con su tercer mundial. También destaca Ana Carrasco, que el año pasado se convirtió en la primera mujer de la historia en ganar el campeonato del mundo de motociclismo en categoría Supersport 300. Y no podemos dejar de mencionar a la diez veces campeona del mundo de Kitesurf, Gisela Pulido. La lista podría continuar. 

En cuanto a deportes de equipo, la selección española de baloncesto se ha subido trece veces al podio entre europeos —ha ganado nueve—, mundiales —tres— y juegos olímpicos —uno—. El equipo de rugby ganó en abril su séptimo Campeonato de Europa. La selección de hockey es una de las más exitosas de la historia de España: el equipo de patines conquistó en Portugal su sexto europeo el pasado mes de noviembre, el quinto consecutivo. La selección de waterpolo femenino se hizo con el oro el verano pasado en su debut en los Juegos Mediterráneos. Y 'Las guerreras' del equipo de balonmano conquistaron el Torneo Internacional de España que se celebró en marzo y, además, este año se han televisado 29 partidos de este deporte, ya que la asistencia se ha visto incrementada y en algunos casos se ha disparado hasta el 350%, según datos de la liga 2017/2018.  Y ahora, la selección de fútbol ya está en Francia, dispuesta a luchar por el título de campeonas del mundo, aunque no será fácil. 

La visibilidad y el reconocimiento en el deporte femenino va dando pasos hacia delante, pero todavía queda mucho camino hasta lograr la igualdad con la competición masculina y erradicar el sexismo. "Que alguien gane más o gane menos tiene que ver con el mercado laboral— dijo Rafael Nadal hace tres semanas antes de su estreno en el Mutua Madrid Open— en algunos sitios, las mujeres cobren más que los hombres. No por ser hombre o por ser mujer se debe ganar más o menos, debe medirse en función de la calidad de tu trabajo". Y en este sentido, las mujeres ya  han demostrado que su nivel y calidad en el deporte está a la altura.