Público
Público

Elecciones 10-N La repetición electoral da alas a la extrema derecha y mantiene las dificultades para desbloquear el Gobierno

Aunque el PSOE gana las elecciones por segunda vez, la repetición electoral le ha salido por la culata a la izquierda. La ultraderecha ha pegado un serio zarpazo en el tablero, que le ha llevado a capitalizar, junto al PP, el absoluto descalabro de Ciudadanos

Publicidad
Media: 4
Votos: 8

Abascal, este domingo en la sede de Vox. REUTERS/Susana Vera

La repetición electoral ha dado alas a la extrema derecha y mantiene las dificultades para desbloquear el Gobierno. El resultado arroja dos diferencias de importancia respecto a los comicios de abril pasado. 

Por un lado, el desencanto, tras el fracaso a la hora de formar gobierno, ha traído una caída del bloque de la izquierda –los tres escaños que aporta Íñigo Errejón no compensan los diez que pierden entre PSOE y Unidas Podemos–. Aunque el PSOE ganó las elecciones por segunda vez, la repetición electoral le ha salido por la culata a la izquierda. El desencuentro entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias les ha salido caro a ambos y la presencia de Errejón, lejos de suponer un revulsivo, se quedó en un mero chispazo.

Por otro, los comicios han traído un cambio de relevancia en el bloque de la derecha: se ha producido un absoluto descalabro –se queda a punto de la desaparición– de Ciudadanos que, tras echarse en brazos de la extrema derecha y de negarse a jugar la carta del desbloqueo que manejaba tras las elecciones de abril, ha sido engullido por por Vox, el partido de Santiago Abascal, que se ubica como tercera fuerza. 

El Congreso será, a pesar de este ascenso de la ultraderecha, más plural. En la Cámara entran, además de Más País, otras dos fuerzas: las CUP, con dos escaños, y Teruel Existe, con uno, símbolo de los problemas surgidos de la despoblación en ciertas zonas de la España rural.

Al 99% escrutado, los resultados son los siguientes: PSOE, 120 diputados –tres menos–; PP, 88 –gana 22–; Vox –gana 28–; Podemos, 35 –pierde 7–; ERC, 13 –pierde dos–; Ciudadanos, 10 –pierde 47–; JxCat-Junts, 8 –gana uno–; PNV, 7 –gana uno–; Bildu, 5 –gana uno–; Más País-Compromís, 3 –gana dos–; CUP, 2 -gana dos–; Na+, 2 –se queda igual–; CC, 2 –gana dos–; BNG, 1 –gana uno–; PRC, 1 –se queda igual–, y Teruel Existe, 1.

El bloque de la izquierda se queda de este modo en 158 escaños –en abril estaba en 165– y el de la derecha con la extrema derecha alcanza los 152, cuando partía de 147. Además, el PSOE, en un contexto en el que la derecha exige una y otra vez la aplicación del 155 de la Constitución en Catalunya, pierde la mayoría absoluta en el Senado y se deja por el camino, al 90% escrutado, 29 senadores. 

Con estos resultados, los escenarios para el desbloqueo, con la calculadora en la mano, son remotos y apuntan a dos tipos de entendimiento: o bien a uno del PSOE con el PP en alguna clase de acuerdo explícito o tácito de corte transversal; o bien a una entente entre el PSOE y todos los partidos a su izquierda más formaciones nacionalistas e independentistas.

Sánchez, a pesar del fracaso de su apuesta, dijo que habían ganado las elecciones de nuevo y apostó por desbloquear la situación "a partir de mañana". Dijo  el presidente  en funciones: "Tampoco nuestro plan es seguir ganado elecciones. [Queremos] formar un gobierno estable. [Hago] una llamada a todos los partidos, salvo a aquellos que se excluyen de la convivencia y siembran el odio. Tienen que actuar con generosidad y responsabilidad. El PSOE también participará con generosidad para desbloquear. La democracia nos convocó. Mi empeño es que esta vez sí o sí vamos a conseguir un gobierno progresista".

Por su parte, Casado, que no cumplió con sus objetivos, aunque sí reforzó  su liderazgo interno, manifestó  que "ejercerá la responsabilidad –y la alternativa– a la espera de Pedro Sánchez". "España no puede esperar más. Somos la fuerza clave. Sánchez tiene la pelota en su tejado", dijo el presidente del PP. 

Mientras, Iglesias apostó por el segundo de los escenarios en su intervención tras conocer el resultado del 10-N. "Nuestra propuesta son los artículos sociales de la Constitución por un Gobierno de coalición”, dijo.

En resumen, se mantiene un escenario endiablado para que se produzca un desbloqueo que produzca un Gobierno que pueda durar un tiempo.

La extrema derecha

La extrema derecha –cuatro décadas después de muerto el dictador– ha sacado 52 diputados en unas elecciones marcadas por la exhumación de Franco y por la sentencia del Tribunal Supremo sobre el llamado Procés, con los 13 años de cárcel para Oriol Junqueras, líder de ERC.

Así, Abascal ha pegado un serio zarpazo en el tablero, que le ha llevado a capitalizar, junto al PP, la debacle de Ciudadanos, que se quedaría con tres escaños menos en toda España de los que ha sacado, por ejemplo, ERC en Catalunya. Como consecuencia, Albert Rivera convocó una Ejecutiva y anunció la celebración de un congreso extraordinario, pero no aclaró si se presentará a la reelección.

Más noticias en Política y Sociedad