Público
Público

Igea, el verso suelto que se enfrentó a Arrimadas, una de las últimas esperanzas para la supervivencia de Cs

El hasta hace unos días vicepresidente de la Junta de Castilla y León ha sido oficialmente proclamado como candidato en las próximas elecciones autonómicas que se celebrarán el 13 de febrero. Las encuestas publicadas señalan la posible irrelevancia del partido naranja para formar Gobierno y apuntan a un ascenso de Vox. 

El candidato de Cs a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, se dirige a dar su primera rueda de prensa tras ser ratificado candidato de Ciudadanos a la Presidencia de la Junta de Castilla y León en las próximas elecciones del 13 de
El candidato de Cs a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, se dirige a dar su primera rueda de prensa tras ser ratificado candidato de Ciudadanos a la Presidencia de la Junta de Castilla y León en las próximas elecciones del 13 de febrero, este lunes en Valladolid. Nacho Gallego / EFE

El anuncio realizado la semana pasada por el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco ha abierto la veda electoral, de nuevo, en nuestro país. Las elecciones anticipadas llegarán el 13 de febrero y servirán como primer aperitivo político de lo que está por venir próximamente. Las elecciones estarán marcadas además por la abrupta ruptura, otra más, entre el Partido Popular (PP) y Ciudadanos (Cs). Mañueco cesó a todos los consejeros del partido naranja, con los que gobernaba, desatando las iras de la fuerza liderada por Inés Arrimadas. Gran parte de la supervivencia del partido está ahora en manos de Francisco Igea, hasta hace unos días vicepresidente y el rival interno que tuvo Arrimadas en las primarias para liderar su partido tras la salida de Albert Rivera. 

La ruptura anunciada por Mañueco ha desatado toda una serie de acusaciones mutuas a nivel estatal entre Casado y Arrimadas. La versión de los populares es que había un riesgo real de moción de censura contra el presidente autonómico. Algo que en Cs niegan rotundamente y lo enmarcan en una estrategia de Génova para tapar la crisis interna vivida con Isabel Díaz Ayuso. Tampoco se olvidan del horizonte judicial complicado con varios casos de corrupción a investigarse próximamente.

La desconfianza entre ambas fuerzas políticas ha sido creciente desde la moción de censura fallida impulsada en marzo en Murcia. "Nos quieren muertos", repiten varias voces en Cs, señalando el papel del secretario general del PP, Teo García Egea y del exsecretario de organización naranja, Fran Hervías

Las encuestas publicadas hasta el momento no son nada halagüeñas para Cs en Castilla y León. La última, por ejemplo, les otorga solo un escaño, de los 12 que tienen actualmente. Un resultado así les convertiría en irrelevantes para formar cualquier tipo de Gobierno, sea de nuevo con el PP o con el PSOE. El ascenso de Vox convertiría a la extrema derecha en la llave de un hipotético nuevo Gobierno junto a los populares. La clave, también mirando a otros escenarios futuros, será si el partido de Santiago Abascal exige entrar en el Ejecutivo o seguir apoyando desde fuera como ha hecho, por ejemplo, con Ayuso en Madrid. 

Las encuestas publicadas hasta el momento no son nada halagüeñas para Cs en Castilla y León. La última les otorga solo un escaño

Precisamente los pactos pasados de Cs han sido puestos en duda por Arrimadas tras la "traición" de Mañueco. En varias entrevistas, la líder de Cs ha reconocido que fue "un error" regalar esos Gobiernos al PP. En todo caso, la líder del partido no ha negado tajantemente que volviera a pactar con los populares en el caso de que fuera posible. "Lo que vamos a defender es el acuerdo de Gobierno bueno, que atacó el PSOE de Luis Tudanca con una moción de censura infame hace unos meses y que ataca ahora Mañueco dinamitando el Gobierno", contesta el partido sobre esa cuestión. Mucho más claro ha sido Igea, quien sí ha negado rotundamente que vaya a apoyar a su excompañero de Gobierno. 

Así las cosas, la dirección nacional de Cs afrontará estas semanas una paradoja. Tendrá que aferrarse al papel de Igea en las elecciones autonómicas pese a que él fue el principal crítico con Arrimadas. Varias fuentes consultadas por este medio no ocultan esa sensación. El exvicepresidente castellano-leonés no destaca especialmente por su cercanía a los principales dirigentes de relevancia en el partido. Y no son pocos los que le califican como "verso suelto"

Candidato sin primarias y prudencia ante la pandemia

La dirección del partido en Castilla y León pidió este fin de semana a la dirección nacional que Igea fuera el candidato sin necesidad de primarias, por la excepcionalidad del momento. Cs confirmó ayer su candidatura. "Hay, por lo tanto, razones, extraordinarias y urgentes, que hacen necesario la adopción de la medida, siempre dolorosa para un partido profundamente democrático como Ciudadanos, como la de la no celebración de elecciones primarias", señaló un comunicado. 

Igea, al que todos conocen como "Paco", es un médico de profesión nacido en Valladolid en 1964. Su vida política empezó en UpyD. De ahí pasó a Cs y fue elegido diputado en el Congreso por Valladolid en las elecciones de 2015, revalidando su escaño en la repetición electoral de 2016. Tras ganar unas primarias autonómicas no exentas de polémica interna y acusaciones de pucherazo, fue el candidato autonómico de su partido. Obtuvo un meritorio resultado, con 12 escaños que le sirvieron para formar Gobierno con el PP de Mañueco. Él sería vicepresidente pero no ocultó en ningún momento cierta "decepción" y escepticismo con el pacto. 

La rivalidad interna de Igea se comenzó a visibilizar también al ser de los pocos que votó en contra del veto a Pedro Sánchez y el cordón sanitario al PSOE. Tras el batacazo electoral y la dimisión de Rivera, Igea comenzó a deslizar la posibilidad de competir con Arrimadas, haciendo especial hincapié en el modelo de partido. Criticó también la coalición con el PP que defendía Arrimadas en diferentes territorios sin que la militancia decidiera esos pactos.

Igea criticó el veto a Pedro Sánchez y el "cordón sanitario" al PSOE y reconoció la "decepción" por tener que pactar con Mañueco

Ambos, además, protagonizaron un curioso y tenso enfrentamiento ante las cámaras en los días previos a que se oficializara la candidatura de Igea. El debate antes de las primarias estuvo también cargado de reproches. Arrimadas arrasó en las primarias y el sector crítico se quedó sin representación en la dirección del partido. 

La gestión de la pandemia en su Comunidad Autónoma, junto a la consejera de Sanidad, Verónica Casado, también de Cs, volvió a poner a Igea en algunos titulares. Frente a la "libertad" de restricciones que existía en Madrid, Igea reclamaba prudencia y responsabilidad, tal y como explicaba en una entrevista realizada con este medio

"Coherente", "vehemente" y buen gestor

No cabe duda de que Cs se volcará con la campaña autonómica. Su capital político depende de ello. "La candidatura de la dignidad, la profesionalidad y la decencia para seguir trabajando al servicio de todos los castellanos y leoneses", señalaba este lunes Arrimadas sobre Igea. "Paco es una persona íntegra, capaz de llegar hasta el final cuando lucha por aquello en lo que cree. Con él no valen los apaños, ni las componendas, lo cual en política no siempre se toma como virtud", explica a Público un destacado dirigente de la dirección nacional. 

Desde la dirección nacional, según fuentes consultadas, reconocen también que "la palabra dada y la coherencia le llevan a veces a ser obstinado y vehemente en la defensa de sus posiciones, pero también sabe reconocer el error cuando procede". A la vez, advierten de que hay partido. "Lo último que cabe esperar de Paco es que de una bola por perdida". 

Por su parte, fuentes del partido en la Comunidad de Madrid comentan que los contactos con Igeas se limitaban a las reuniones del Comité Ejecutivo Nacional. Hablan de una "persona especial, con mucho carácter, inteligente pero soberbio, con cierta incontinencia verbal". Un político "capaz, pero con tendencia a ir por su cuenta y a pensar que tiene razón".

Además, recuerdan que uno de los principales apoyos a su candidatura le vino de la mano de Marta Marbán, diputada en la Asamblea de Madrid por Cs. "Se dedicó a armar la oposición interna a Arrimadas desde Madrid y al final acabó filtrando información al PP y saliendo elegida diputada en la lista de Ayuso", afirman. Junto a Sergio Brabezo fue uno de los cargos públicos destacados en Madrid que se pasaron a las filas de los populares en el último año. 

En todo caso, todas las fuentes internas consultadas reconocen que la labor de Igea y sus consejeros ha sido muy positiva. "Se ha rodeado de perfiles técnicos y profesionales y la gestión ha sido eficaz". Y esa es una de las razones de peso por las que confían que las encuestas no se conviertan en realidad, resistan y vuelvan a ser "decisivos". La solución, el 13 de febrero. 

Más noticias