Público
Público

Recentralización del Estado La estrategia de Casado para frenar a Vox y combatir el independentismo: recortar poder a las autonomías

Lo que quiere el Partido Popular es que el Estado tenga las competencias en las áreas de Educación, Justicia o Sanidad, pero sean las Comunidades Autónomas quienes lo gestionen.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

El presidente del PP, Pablo Casado, durante la sesión de control al Gobierno hoy en el pleno del Congreso de los Diputados. EFE/Javier Lizón

El PP está lidiando con varios frentes en medio de estas andaluzas. Por un lado, ejerciendo de dique de contención con aquellos votantes indecisos entre ellos y Vox, y, por otro, intentando satisfacer a quienes le piden actuar con "mayor contundencia" contra el independentismo catalán

Con el anuncio de la Proposición de Ley para "que las competencias educativas sean de ámbito nacional", Pablo Casado, líder del PP, ya adelantó lo que será la estrategia de su partido de cara a las elecciones generales: abrir un proceso más amplio de recentralización en ámbitos como la Justicia, la Sanidad y la Política Exterior.

Fuentes de la dirección nacional del PP confirman a Público que el objetivo del partido es hacer frente a las "competencias desleales" que "han venido desarrollando" algunas Comunidades Autónomas, que "utilizan su poder" para "adoctrinar a la gente a través de la educación", en una clara alusión a Catalunya y su política de inmersión lingüística. "¿Qué pintan las autonomías decidiendo si solo se estudia el río de su pueblo o qué idioma se tiene que hablar en el recreo?", decía Casado en el mitin central de Granada.

Si bien el PP busca "combatir al independentismo" mediante esta vía, la posible presencia de Vox en el mapa político andaluz tiene intranquilos a los 'populares' que ven como Ciudadanos les gana terreno desde el centro derecha y Vox hace lo propio desde la extrema derecha. El Partido Popular intenta mitigar los daños electorales y contentar a aquellos que les piden un discurso más duro. 

Los conservadores se muestran contrarios a acabar con el Estado de las Autonomías  —como propone el partido de Santiago Abascal— y, entre los motivos, esgrimen que esto daría pie "a la reforma de la Constitución que pide Podemos para el referéndum sobre Monarquía o República", como explicó este lunes Javier Maroto, número 3 del partido, en Génova.

Fuentes del PP tachan de "incoherente" a Abascal, con quien compartían partido hasta 2013, que se marchó por desavenencias con la Ejecutiva de Rajoy, y critican que el presidente de Vox "ha vivido toda su vida de las autonomías, y ahora pide eliminarlas como si nada".

¿Todas las Comunidades o solo algunas?

Lo que quiere el Partido Popular es que el Estado tenga la competencia de estas áreas, pero sean las Comunidades Autónomas quienes lo gestionen. Su intención es introducir estos cambios vía proposición de ley Orgánica. En el caso de la ley de Educación, la más inminente, el PP piensa presentar una enmienda a la totalidad cuando el Gobierno lleve a la Cámara Baja su proyecto de ley educativa.

La cuestión pasa por saber si se trata de 'controlar' todas las Comunidades o solo las que el PP considera más 'díscolas' (y concretar cuales entrarían en esta categoría). Según fuentes cercanas a Casado serían "todas ellas, no hay que hacer distinción", pero actualmente el PP controla regiones como Galicia (Alberto Nuñez Feijóo), La Rioja (José Ignacio Ceniceros) o Castilla y León (Juan Vicente Herrera). ¿Hasta qué punto estarían dispuestos en sus propias filas a ceder sus competencias?

Pablo Casado y Alberto Núñez Feijoo, en Cotobade. / EFE

Estas propuestas se fijarán en la Convención Nacional que los conservadores celebrarán en enero, en el que se debatirá el programa marco con el que el PP se presentará a las elecciones generales.

Voces autonómicas del PP en contra de la propuesta

Sin ir más lejos, el de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha discrepado este martes con la dirección nacional del partido, defendiendo que el modelo autonómico ha funcionado y que aunque se "tenga que ir con cierta desazón", no será él "quien predique en mi organización política la recentralización de España".

"Yo soy un perro viejo, llevo 27 años en la política autonómica en Castilla y León"  —señalaba Herrera en una comparecencia en La Moncloa tras reunirse con Pedro Sánchez— y que es "profundamente partidario del modelo autonómico", en el que ha desarrollado toda su carrera política. También ha remarcado que "no sólo ha aportado novedad democrática en la Constitución del 78, también ha sido muy útil para la modernización de España".

Herrera insistía en que las críticas al modelo autonómico por el hecho de su insuficiencia financiera son "radicalmente injustas". "Espero que mi partido, que me ha traído hasta aquí, esto lo valore y lo mantenga", ha precisado.

Más noticias en Política y Sociedad