Twitter"Iglesias dimite. Comienza el acoso contra Yolanda Díaz en 3, 2, 1…": los años de ataques que ahora buscarán nuevo destinatario

Por

Pablo Iglesias lo deja. El líder de Podemos convocó este martes una ejecutiva de urgencia tras los resultados de las elecciones madrileñas y anunció que deja todos sus cargos y la política institucional.

"Tengo conciencia de haberme convertido en un chivo expiatorio que moviliza a los afectos más contrarios a la democracia". Esa fue su manera de resumir lo que no es más que la constatación de una realidad: que la figura (y la persona) de Pablo Iglesias se convirtió desde el nacimiento de Podemos y hasta hoy mismo en el objetivo de una campaña exagerada hasta niveles nunca vistos en nuestro país. En los siete años al frente de la formación morada, Iglesias ha sido objeto de todo tipo de acusaciones, bulos, insultos (también a su familia), denuncias, acciones judiciales (que quedaron en nada, pero dieron portadas y horas de tertulias), acoso en su vivienda, cartas amenazantes con balas (también a su familia) y un sinfín de barrabasadas de unos con el silencio o la complicidad de otros.

Una campaña que ahora muchos se preguntan a quién se desplazará. Y desde que Pablo Iglesias anunciara su candidatura a las elecciones madrileñas y propusiera a Yolanda Díaz para sustituirle como vicepresidenta y candidata de Unidas Podemos a las próximas generales, muchos ya tienen una idea:

Sería terrible que volviera a suceder, pero parece que pasará porque una parte de la sociedad ya ha normalizado de una forma aberrante el acoso judicial, mediático y personal a según quién:

De hecho, ya está comenzando. En las últimas horas, una cuenta ultra conocida por difundir falsedades ya ha lanzado un bulo sobre la vicepresidenta y sus supuestas vacaciones. Y basta recordar también el ataque a Díaz por parte de Federico Jiménez Losantos, uno de los más insultantes y burdos peones en los últimos años en la lucha contra Iglesias. Una vez más, de la forma más tosca y ajena a los argumentos: hablando de los "orgasmos".

ETA, Venezuela, Irán, terrorismo, su familia, su casa…

Aunque resumir los ataques a Iglesias sería un trabajo ingente, vamos a intentar recordar algunos de los casos más burdos o bestias. Ya allá por junio de 2014, pocos meses después de la fundación de Podemos, el diario El Mundo le dedicó una portada relacionándole con ETA. La campaña del fango con la que la derecha estaba acostumbrada, tras hacérselo durante años a José Luis Rodríguez Zapatero, recaló en su figura.

Después llegaron las historias para no dormir de Venezuela, Irán, de la financiación de Podemos, mezclando acusaciones que nunca se han probado, con las palabras de personajes, documentos fabricados y un sinfín de historias que si bien nunca se demostraron, llenaron portadas a diario. Cuando la Justicia las fue tumbando, las portadas ya estaban con la siguiente acusación, y siempre se ‘olvidaban’ de mencionarlo. También, el ninguneo de su formación en las noticias, ignorando al peso electoral; el ambiente siempre hostil que encontró hasta en programas de ‘pasárselo bien’ como El Hormiguero, o los ‘comunicados’ de la APM de Victoria Prego.

"Encuentra las 3.584 diferencias": el tratamiento de la prensa cuando sale algo contra Iglesias y cuando se archiva

El bulo sobre Pablo Iglesias que el fichaje estrella de Ciudadanos te ha vuelto a intentar colar

"Telita el nivel": una senadora del PP difunde un bulo sobre una "demanda por homicidio" contra Iglesias, Illa y Simón

Así han tergiversado ‘El Mundo’, Vicente Vallés, Ana Rosa Quintana o Susanna Griso una noticia sobre Iglesias y Hasél

Una actitud que alcanzó cotas de locura, con la formación del Gobierno de coalición, con periodistas anunciando su exilio, augurios exagerados y, de nuevo, más ETA.

Algunas de las diferencias de trato fueron sutiles, pero otras fueron tremendamente burdas, deshumanizándole y tratando de relacionarle de la manera más cutre con lo peor, por ejemplo poniendo su nombre en el titular de una noticia sobre un terrorista, porque habían estudiado "la misma carrera". O con ‘periodistas’ "hostigando" a la niñera de sus hijos, como han denunciado, o entrando y grabando en su despacho del Congreso de los Diputados sin permiso. O los ataques machistas a su mujer por el hecho de serlo. O las acusaciones a su padre y a su abuelo, relacionándoles con terrorismo o asesinatos. Palabras que llevaron a la condena del ahora eurodiputado de Vox, Hermann Tertsch.

Por no hablar de la campaña mediática que se lanzó cuando se compró una vivienda, que llevó a un acoso diario y familiar que tendríamos que mirarnos como país que se haya producido sin grandes debates.

Carlos Herrera promueve una romería al chalet de Iglesias y Montero, y al rato la Cope se echa atrás

"El casoplón del coletas" vs "el espectacular chalet decorado con gusto": el matiz de un medio de derechas al hablar de las casas de Iglesias y Abascal

Entre los bulos más recientes, el de que las residencias estuvieron a su cargo durante la pandemia. Una falsedad de la que Ayuso se hizo eco en campaña y que también fue sostenida por la periodista Ana Rosa Quintana (que también le llamó "fascista" para arreglarlo más).

En las últimas horas no son pocos los ciudadanos que a través de las redes están destacando el descanso que supondrá a Iglesias dejar la política al tiempo que se están temiendo que esta campaña empiece ahora con la que parece que será su sucesora:

_

Más de Tremending